La moda: una industria que construye estereotipos a costa de nuestro bienestar

-¿Y? ¿Cómo te quedó?

-Chico.

-Decime el talle que te traigo otro.

-Dice 28.

-Te traigo un 32, 34.

En ese momento, en el cambiador, semidesnudx, mirás al espejo y jurás nunca más en tu vida volver a comer chocolates ni harinas.

***

No son pocas las personas que viven o vivieron alguna vez esta escena. 7 de cada 10 argentinxs declaró tener  siempre o frecuentemente problemas para encontrar la ropa de su talle. Independientemente de su sexo, peso, gusto o edad.  Así lo determinó una encuesta que elaboró la ONG Anybody Argentina.

La encuesta también reveló que los talles más difíciles de conseguir son 42, 44, 46 y 48.  Los talles intermedios, ni muy chicos ni muy grandes.  Además el 70% de lxs encuestadxs considera estar uno o dos talles por encima del “ideal”.

La industria de la moda fabrica,  en la mayoría de los casos, talles únicos. Polleras, remeras, pantalones, todos de talle único. No encajar en esa estandarización no es gratuito. Brenda Mato, integrante de Anybody Argentina, asegura que lxs adolescentes son el público más afectado por la industria de la moda. Y que es importante reafirmarles que su cuerpo es algo positivo y valioso.

Descargar

Anybody Argentina, junto a la diputada nacional por Movimiento Libres del Sur Victoria Donda y Raquel Vivanco de MuMaLá, presentaron un proyecto de Ley en la Cámara de Diputados para regular los talles de la industria de la moda.

El proyecto tiene 4  finalidades: la primera es regular el sistema de talles en nuestro país. Para esto es necesario hacer un estudio antropométrico de nuestrxs cuerpos para conocerlos y saber cuál es la tabla de talles argentinxs.  La segunda finalidad es  establecer que cada marca tenga al menos 8 talles. Esto busca que haya diversidad de tamaños de las prendas. El proyecto también establece que en el lapso de 24 meses todas las marcas adapten sus productos. Y por último posibilita una ayuda económica a las marcas para que puedan encuadrarse a la nueva normativa.

En nuestro país ya hay 12 provincias que tienen ley de talles, pero está vigente solo en 4: Río Negro, CABA, Buenos Aires y Santa Fé. Todas las leyes son distintas entre sí, lo que dificulta establecer parámetros de regulación. Por eso se busca implementar una ley de alcance nacional.

En la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo,  la Ley de Talles N° 12.665 se sancionó en 2005. La normativa obliga a las empresas de indumentaria femenina a fabricar prendas que vayan desde el talle 38 al 48.  Según el artículo 2 de la norma, quienes no cumplan con los requisitos deberán abonar una multa y en caso de “incumplimientos reiterados” sufrirán una clausura del comercio de hasta cinco días. Sin embargo, basta sólo con hacer un recorrido por los centros comerciales de la provincia de Buenos Aires para vislumbrar que la normativa no tiene cumplimiento efectivo.

A nivel regional únicamente Uruguay y Argentina necesitan de una ley de talles. En el resto del mundo en las tiendas de ropa hay siete u ocho medidas en promedio. Brenda Mato asegura que la particularidad de la sociedad argentina se resume en dos rankings: Por un lado, según ALUBA (Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia), Argentina está en el puesto 3 de trastornos alimenticios. Y por el otro, según ISAPS (Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética), nuestro país está 21 en el ranking de cirugías mundial.

Descargar

La moda reafirma el patriarcado y establece el mandato de que todxs encuadremos en determinado estereotipo de belleza. A las mujeres, por ejemplo, para ser  lindas se nos impone ser flacas y entrar en un talle único. Y además impone la homogeneización: borra todo tipo de diferencias y por tanto de singularidades. La moda obliga a estándares que muchas veces son perjudiciales para nuestra salud física y psíquica.

Estos estereotipos y estos talles únicos tienen consecuencias. La  exposición continua al ideal de delgadez afecta negativamente la imagen corporal que tienen sobre sí mismxs niñxs y adultxs.

Brenda Mato asegura que los talles únicos o las prendas mal marcadas pueden generar o destrabar trastornos alimentarios.

Descargar

Una Ley Nacional de Talles inclusiva y coherente es esencial para eliminar la discriminación de peso institucionalizada por la industria de la moda argentina. Para que todos podamos vestirnos de la manera que mejor nos guste. Para romper, eliminar, cuestionar estos estereotipos de belleza. Para contar con una amplia variedad de talles. Para comenzar a construir una cultura inclusiva que celebre y acepte la diversidad de nuestros cuerpos.

Acá podés escuchar el informe completo.

 


  • LaTribu Online
    +